«

»

nov 11 2013

Esto se trata de Él

Juan 1: 3 NTV

3Dios creó todas las cosas por medio de él, y nada fue creado sin él.

He estado intentando, las últimas tres semanas, retomar mi buena costumbre de escribir. De hecho, creo que cualquiera que ha encontrado el placer de hacerlo ha hallado también una forma de hacer catarsis. Algunos gritan, otros golpean, otros salen a correr, otros van al gimnasio (cómo me gustaría amar esa forma). Yo escribo. Y hace mucho que no lo hago. Como decía, intenté comenzar de nuevo hace tres semanas y sencillamente una u otra cosa me lo impidió. De hecho, mi intención era casar la nueva serie de prédicas que había iniciado en Jazôn con mi blog, como lo hacía en un inicio.

Intenté. Fallé tres semanas. Hasta que recordé las sabías palabras de Yoda (si, soy un geek): “No intentes, haz o no hagas, pero no intentes”, y aquí estoy.

He comenzado a predicar, y voy en la tercera semana, de una serie que se llama como todo por aquí: “Jazôn”. Pero me tiene emocionado porque no se trata de Jazôn sino que se trata de Jesús.

Si has hecho un poco de búsqueda en este sitio y todos los relacionados, habrás no sólo entendido cómo se pronuncia Jazôn sino también que significa “visión”, o más literalmente “el propósito de Dios”, su “dirección”. Pues bien, no puede haber dirección de Él, sin Él.

Todos tenemos la tendencia de ensimismarnos. No diría que es normal, pero sí que es usual. El trabajo, las necesidades, las presiones, un mundo que pese a ser una potencia comunicacional nos ha despersonalizado, y la salud, las obligaciones, las deudas… en fin. Uno termina pensando en uno y se olvida de todo lo demás.

Cuando tienes visión entiendes de qué se trata todo esto. Esto se trata de Jesús. Un gran paso hacia la meta de ser menos yo y más Él, de negarme a mi mismo, de matar al ego, es entender que esta película tiene un protagonista y ese, no soy yo, no lo eres tú. El protagonista es Jesús. Sí, tenemos un papel importante, pero no el estelar. Y te confieso… eso no es malo, es liberador.

Como dice Pablo mientras le predica a los griegos: “En Él vivimos, nos movemos y existimos” (cf.: Hechos 17: 28 NTV). Es liberador saber que esto se trata de Él porque nos quita esa terrible necesidad de agradar a todos. Ahora sólo hay que agradar a Uno y ese Uno nos ayudará a ser agradables a otros.

Es liberador porque nos quita esa terrible necesidad de tener siempre la razón, de estar siempre en lo correcto. Ahora ya sabemos quién tiene la razón y quién está en lo correcto y podemos correr a abrazarnos de su gracia.

Creo que muchas veces llenamos la iglesia por razones equivocadas. Nos ganamos la enemistad de muchos por obrar de forma equivocada. Si tan sólo hiciéramos que, nuevamente, todo se trate de Jesús, la Iglesia sería un lugar para disfrutar.

El no-cristiano promedio tiene una idea muy equivocada de quienes somos y quizás es porque nosotros le estamos dando esa idea. Nos asocian con mercantilismo, nos asocian con manipulación, nos asocian con show y lejos han quedado la misericordia, la solidaridad y la confianza. Pero si todo lo que hacemos en la Iglesia fuera por y para Jesús, sería muy distinta la percepción y la gente no-cristiana se acercaría a nosotros.

En Jazôn creemos que toda persona que viene a este mundo lo hace con un propósito, ¿cuál? La verdad… no lo sé. Pero si sé que ese propósito se lo encuentra al adquirir identidad, cuando sabes quien eres, sabes lo que tienes que hacer. Y también sé que la mejor forma de hallar identidad es en Jesús. Entonces, en Jazôn queremos ayudar a las personas a desarrollar una relación personal con Jesús, porque si encuentras a Jesús, encuentras vida.

Por eso, esto se trata de Jesús. Todo se trata de Jesús. Cuando entiendes y te apropias de esa perspectiva, ya no trabajas más para un jefe gruñón y explotador, ahora trabajas para Jesús que permite un gruñón explotador para pulir tu carácter y sacar lo mejor de ti. Seguro es sólo un peldaño que escalar.

Cuando entiendes y te apropias de esta verdad ya no peleas por sostener una familia, ahora peleas por administrar los talentos que Jesús puso en tus manos. Cuando entiendes que todo se trata de Él ya no vives en una carrera alocada por tener más, saber más y experimentar más, ahora caminas sabiendo quien eres y lo que tienes que hacer. La clave está en Jesús, siempre estuvo en Él. Todo fue hecho por medio de Él y nada de lo que existe fue hecho sin Él.

A estas alturas deberías estar preguntándome: “¿Cómo hago entonces para vivir esa verdad?”, creo que podemos describirlo en breve:

  • Busca a Dios. La Biblia enseña que el que lo busca, lo encuentra.
  • Camina en su Palabra. Tener visión consiste en conocer la intención de Dios y caminar deliberadamente en ella.
  • Niégate a ti mismo. Sal de tu obsesión con lo tuyo y pon tus ojos en los demás. Al servir y ser útil no sólo hallarás propósito, pero además le darás paz a tu alma.

Tener visión no es tan difícil, o no debería serlo. ¡Aplicarla mucho menos!

¿Qué estás haciendo para limpiar tus lagañas y adquirir una visión clara?

3 comentarios

  1. Pablo Ruiz

    Esa última pregunta, puede ser complicada de resolver, digo esto porque quizá desde nuestra naturaleza humana, ni siquiera sabemos que tenemos lagañas, es decir, nos rehusamos a identificar que cosas son las que nos impiden ver con claridad el objetivo y el camino. No podemos negar que nos es difícil el reconocer aspectos en los que necesitamos madurar o crecer, quizá como decía mi amigo Esteban en una reunión el pasado martes, nos hemos acostumbrado a vivir con defectos, haciendo de estos parte de nuestra naturaleza y por tanto reconociéndolos como parte integral de nosotros sin meditar en el perjuicio que nos causa. Por eso estoy convencido que de vez en cuando, debemos buscar nuestros defectos viendo y preguntando en nuestro entorno. En este aspecto, soy partícipe del decir a los demás y aunque suene duro, “No me digas las cosas que hago bien, porque las conozco, me ayudas más diciendo en que fallo ya que ahí está la mayor oportunidad de crecimiento” (es decir muéstrame mis lagañas). El segundo paso debería ser ya consecuencia de conocer los problemas que uno ha identificado, quizá aquí el mayor reto, es el querer hacer algo por cambiar la situación.

  2. Helmut

    Carlos Alberto, me da gusto que vuelvas a escribir, no es que siempre llegue a leer tus publicaciones, pero si estoy seguro que te llena de satisfacción el exponer tus puntos de vista y confrontar a los creyentes, confrontarlos con una mejor dirección, con una vida de comunidad, y con una enseñanza de la palabra de Dios aplicada al diario vivir.
    Sigue adelante con lo que Dios ha mostrado en tu corazón, ese es un propósito que debes perseguir y desarrollar, para que la luz del Evangelio sea vida en cada creyente y nos apropiemos cada día más de la gran victoria que Jesús ganó en la Cruz.
    Y podamos algún día declarar:
    Colosenses 1: 9 Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría y entendimiento espiritual; para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra y creciendo en el conocimiento de Dios; Fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad con gozo; 12 dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; 13 el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo; en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.
    Bendiciones

  3. Georgina Rodríguez

    Tendré convicción, pondré todo de mi parte, mi señor Jesús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>