«

»

abr 26 2011

El límite de Dios

2 Reyes 4:3-6 (NTV)

“Entonces Eliseo le dijo: Pídeles a tus amigos y vecinos que te presten todas las jarras vacías que puedan. Luego ve a tu casa con tus hijos y cierra la puerta. Vierte en las jarras el aceite de oliva que tienes en tu frasco y cuando se llenen ponlas a un lado.

Entonces ella hizo lo que se le indicó. Sus hijos le traían las jarras y ella las llenaba una tras otra. ¡Pronto todas las jarras estaban llenas hasta el borde!

—Tráeme otra jarra —le dijo a uno de sus hijos.
—¡Ya no hay más! —le respondió.
Al instante, el aceite de oliva dejó de fluir.”

Siempre me he preguntado, luego de leer este pasaje, ¿qué hubiera sucedido si la viuda y sus hijos conseguían más jarras? Es decir, ¿cuándo hubiera cesado de fluir el aceite? y esto me lleva a concluir lo que es obvio a través de toda la Biblia:

  1. Dios no hará lo que podemos hacer nosotros: La viuda debió tener un par de jarras, eso no le hubiera alcanzado para nada. Pero la recomendación de Eliseo es clave: “consigue todas las que puedas”. De hecho la traducción original significa “no pidas pocas”, es decir, “haz más de lo que estás acostumbrada”. Cuantas más vasijas consiguieran, más aceite obtendrían. ¿No podía Dios hacer de la vasija original una fuente inagotable de aceite? Claro, pero entonces la viuda no hubiera tenido que hacer nada y eso es precisamente lo que Dios no quiere, que no hagamos nada. David tuvo que conseguir cinco piedras y lanzarle una a Goliat, los discípulos tuvieron que hallar un muchacho con cinco panes y dos peces. Hay que hacer lo que podemos para que Dios haga lo que no podemos.
  2. Dios se vacía hasta el límite de nuestra capacidad: Si la mujer tenía una jarra más, se hubiera llenado; si tenía diez más, las diez se hubieran llenado. Si llegaba con cien más, a parte de las que tenía, hubiera podido poner un negocio de distribución de aceite. En este caso no puedo culpar a la viuda de falta de fe, de hecho ella y sus hijos tuvieron la fe suficiente para prestarse todas las jarras que pudieron y creo que lo hicieron bien, pero si hubieran traído más jarras, todas se hubieran llenado. Algunos creemos poco y entonces hacemos poco, otros creemos mucho y hacemos mucho. ¿Qué harás tú?

No puedo evitar recordar la cita más recurrente de toda mi vida, el único mensaje que Dios no ha dejado de darme desde que le conocí a mis 14 años: “todo lo que pise la planta de tu pie será tuyo, sólo esfuérzate y se valiente… Yo estoy contigo donde vayas.” La tierra prometida hay que tomarla y pisar hasta el último centímetro de ella. Hay que conseguir jarras, la mayor cantidad posible. Hay que hallar alguien que tenga panes y peces. Hay que pararse delante del gigante, aunque sea con palos y piedras. Hay que hacer algo, lo que podemos y luego Dios hará lo que no podemos, hasta el límite de nuestra capacidad.

¿Hasta dónde irán tus pies? ¿Cuántas jarras puedes conseguir? O mejor aun, ¿cuántas jarras quieres llenar? Porque entonces ya sabes cuántas debes conseguir. ¿Cuántas sillas llenas quieres en tu estudio bíblico? ¿Cuántos platos de comida quieres repartir? ¿Cuántos niños quieres acoger? Dios no tiene límites.

4 comentarios

  1. Vivi

    Gracias…., era lo que esperaba escuchar de Dios, utilizando el gran instrumento que eres en Sus manos (no doubt about it). Amo la cita bíblica que te acompaña, tb me sostiene en momentos de debilidad, en fin, creo que es tiempo para darme cuenta que Dios no tiene límites………

  2. Latife

    Muchas veces lo dificil es comprender tus propios límites, realmente cuantas jarras puedes conseguir o cuanto te va a tomar hallar al muchacho de los dos panes, probablemente nunca sea mucho y siempre sea poco… Gracias!!!

  3. Ninoska Zapata Fiorilo

    En el día a día siempre escucho decir y lo práctico cuando algo me parece dificil o voy a emprender una nueva campaña haz el cien por cien que Dios hara el resto, y tengo la seguridad de que todo saldra bien por haber dado mi mejor esfuerzo no hay duda que el ciento uno porciento te lo otorga Dios,

  4. Aylin

    Desde niños dentro de una educación basada en creencias cristianas algo q se enseña y que yo misma aprendí es que Dios es Dios pues porque lo puede todo, lo hace todo, lo sabe todo, esta en todas partes, en fin de que Dios es Dios todopoderoso y que por lo tanto no tiene limites, y básicamente esa es la pequeña gran diferencia entre El y nosotros. Esta enseñanza es muy cierta.
    Mientras nosotros No podemos ver corazones, no podemos conocer el futuro y no podemos ni estar en dos lugares al mismo tiempo lo que si hacemos y siendo sincera lo que muchas veces yo hago es limitar a Dios.
    Es increíble pero cierto como solo siendo humanos podamos limitar a un Dios sin limites.
    No quiero limitar las bendiciones de Dios en mi vida.
    Quiero hacer lo que mi humanidad me lo permite dar amor, buscarte, y llevar tu palabra y lo demás se lo dejo a mi Dios sobre natural. El es el especialista en vaciarse integro en mi.
    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>