«

»

abr 15 2011

Colas de zorro

Jueces 15:4-5 (LBLA)

“Y Sansón fue y capturó trescientas zorras, tomó antorchas, juntó las zorras cola con cola y puso una antorcha en medio de cada dos colas.

Después de prender fuego a las antorchas, soltó las zorras en los sembrados de los filisteos, quemando la mies recogida, la mies en pie, y además las viñas y los olivares.”

Tengo que confesar que, aunque Sansón no está en mi “top 10″ de héroes bíblicos, el hombre era creativo. Amarrar 300 zorras por la cola, de dos en dos, ponerles una antorcha y soltarlas, wow! 150 bombas molotov corriendo por los sembrados de los filisteos, estoy seguro que hasta mirarlo era hilarante. Hace falta creatividad para vencer las dificultades.

Sansón era algo más que fuerza, era ingenio y saber usar lo que está a la mano. Muchos de nosotros andamos tan enfocados en lo que no tenemos, en lo que nos falta, en lo que hemos perdido y en las malas decisiones que nos llevaron a no tener lo que anhelamos, que perdemos el norte de aquello que si está a nuestro alcance, de aquello que sí podemos hacer y luego… añadirle creatividad.

Mira como la Biblia específicamente cuenta que Sansón tuvo que, primero, atrapar 300 zorras. Eso debió costarle trabajo sin duda, pero el plan era lo suficientemente ingenioso como para que valiera la pena el esfuerzo. Casi puedo ver a Sansón muriendo de risa mientras las zorras, tratando de librarse unas de otras, incendiaban todo el lugar. Hay que añadirle deleite.

Nadie disfruta los problemas, pero si podemos hallar deleite al enfrentarlos. Los problemas no están ahí para derrotarnos, están para que le hagamos frente y pasemos sobre ellos. Están para sacar lo mejor de nosotros. Entonces creo que tres cosas sencillas pueden darnos luz para salir adelante ante una dificultad:

  1. Identifica el problema: Definir el problema con exactitud representa el 70% de la solución, la aplicación de una solución es tan sólo el 30%. Habla con otros, consigue puntos de vista diferentes e identifica claramente cuál es tu problema.
  2. Se creativo: Los que saben dicen que hay más de 101 maneras de cambiar un foco quemado. Piensa por un momento, mira el problema de lejos y encuentra otras maneras de solucionarlo. Piensa en gente que te pueda ayudar, piensa en otras opciones, dale vueltas, crea. No siempre hay que hacer las cosas de la misma manera, de hecho el intentar nuevas formas siempre dará rienda suelta a tu creatividad.
  3. Halla deleite: Es cierto, en el mundo hallaremos aflicción, pero no hay porque no disfrutar cuando nos deshacemos de esa aflicción. Usa lo que tienes a mano, aprovecha tus talentos, disfruta de la solución del problema. No hay nada que provoque más satisfacción que hacer aquello en lo que somos buenos, entonces usa lo que tienes a mano. Después de todo la mayor parte de las personas pasamos mucho de nuestro tiempo solucionando problemas, al menos intentemos que sea divertido.

El enemigo de Sansón era un pueblo entero, filisteos. ¿Cuál es tu enemigo? ¿A quién tratas de vencer? Y, ¿qué tienes a mano para vencerlo?

Un comentario

  1. Juan José Peña Tudela

    Son muy interesantes los textos y ayudan mucho cuando uno se encuentra en esas etapas cíclicas de fondo y se necesita encontrar luces que colaboren a re encaminar las actitudes, las motivaciones, en fin, la vida. No basta con frases cursis y recurrentes, hace falta mensajes o palabras que permitan sacudir el cuerpo, oxigenarlo y descubrir que siempre podremos encontrar nuevas luces. Paz y Bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>