«

»

dic 04 2009

A Él le gusta como suena “Abbá”

Gálatas 4. 6 (NVI)

“Ustedes ya son hijos. Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: «¡Abba! ¡Padre!»”

Romanos 8. 15 (BLS)

“Porque el Espíritu que Dios les ha dado no los esclaviza ni les hace tener miedo. Por el contrario, el Espíritu nos convierte en hijos de Dios y nos permite decirle a Dios: «¡Papá!»”

No podía terminar la serie “I love” sin hablar de esto. He aprendido mucho del amor de Dios siendo papá. De hecho siempre me gustó decirle a la gente: “cuando quieran entender cómo actúa Dios ante determinada situación, piensen cómo actuaría un buen padre en la misma circunstancia y luego concluyan: Dios lo haría mejor”.

La Biblia nos enseña que si nosotros siendo malos daríamos cosas buenas a nuestros hijos, ¿cuánto más hará nuestro Padre? (Cf. Mateo 7. 11) Y no se refiere a que seamos “malos” para autoflagelarnos, se refiere a que, comparada con la bondad de Dios, nuestra bondad parece maldad, así de grade es es SU bondad y su amor.

Dios es mejor. De hecho es mucho mejor, su Palabra enseñan que sus caminos se separan de los nuestros como el cielo aventaja a la tierra (Cf. Isaías 55) y podemos estar seguros que Él nos ama y nos ama mejor. Mejor de lo que nadie podría amarnos jamás. Jesús quiere nuestro bien, busca nuestro bien, se entregó por nuestro bien.

Pablo lo explica mejor en Romanos 8. 32, si Dios nos dio a su Hijo (no habiendo cosa mejor para darnos), ¿no se ocupará de lo que necesitamos, lo que nos falta? Es más, ¿no estará ahí para empujaros hacia nuestros sueños?

Veo a mi hijita y, Dios lo sabe, quiero lo mejor para ella. Quiero amarla, proveerle, cuidarla, darle seguridad. Me encanta pasar tiempo con ella, jugar, ser parte de su mundo. La veo y entiendo, un poco, el corazón de Dios.

Ella tenía un par de meses y una noche se cortó la luz en casa, teníamos que cruzar un largo pasillo para ir a otra habitación donde mi esposita ya tenía una vela encendida. Mi hijita estaba despierta y sus ojos mostraban asombro y, según yo, algo de temor por el repentino cambio de luz a oscuridad. La tomé fuerte en mis brazos y la llevé por el pasillo mirándola a los ojos, hablándole e infundiéndole seguridad. Aun hoy cuando lo recuerdo mis ojos se llenan de lágrimas porque en ese instante, en ese mismo instante, Dios me habló al corazón y me dijo: “aunque pases por el valle de sombra de muerte no temas mal alguno porque Yo, el Señor tu Dios, estoy contigo”. Ese segundo lo entendí. Ese pasillo no era un valle de sombra de muerte y obviamente yo no soy Dios ni lo menos parecido, pero si yo era capaz de hacer lo que fuera para que mi nena no se sienta sola, ni en peligro… cuánto más DIOS!!!

Tu madre y tu padre podrían dejarte, probablemente lo hayan hecho, pero Dios no lo hará, no te dejará ni te abandonará, no te rechazará. Te ama, es más que tu padre, a Él le gusta como suena “Papá”, “papito”.

He aprendido unas cuantas cosas de Dios siendo papá. Me encanta ver los progresos de mi hija, aplaudo sus avances, corrijo sus errores, velo por su crecimiento, la cuido cuando enferma, daría mi vida por verla feliz y saber que está segura y luego entiendo… Dios es mejor! Es mucho mejor que yo o que cualquier padre, es mejor que todos juntos.

Él disfruta con ver tus progresos, aplaude tu avance, sueña con tus sueños. Te corrige cuando fallas y te levanta cuando caes. Si enfermas Él te sana, si pasas por necesidad el provee, sustenta, multiplica y transforma. Si te sientes solo Él te abraza, si fallas te recibe de nuevo, si lo olvidas Él no te olvida. Le encanta pasar tiempo contigo y ser parte de tu mundo. Me gustaría decir que Dios daría su vida por ti, pero ya lo hizo, pago el precio de tu libertad en una cruz, sin importarle que muchas veces lo rechazaríamos. Dios es mejor, te ama y le gusta como suena, de tus labios, cuando le dices “papá”.

El es Dios, poderoso, temible, majestuoso, inmesurable, como inmesurable es su amor, su ternura, su perdón, su gracia. Él es tu papá y quiere lo mejor para tu vida, es tu papá y te abraza y acompaña, suple tus necesidades y te aconseja, te defiende y te guarda, no duerme el que vela por tus sueños y no permitirá que ni uno de tus huesos sea quebrado. El es tu papá y quiere verte feliz, no quiere que la felicidad sea una colección de buenos momentos o que sea la meta, el quiere que la felicidad sea el camino. Tu papá quiere ser tu cimiento y tu horizonte, quiere ser tu aliento y tus fuerzas y quiere que crezcas, que avances y que triunfes. Dios siempre se las arregla para que triunfemos.

Considera esto: las aves del cielo, los pajaritos, ni siquiera han dicho “chirp” y Dios ya les ha provisto de alimento. O las flores del campo, bueno, ellas no dicen nada, pero mejor. Sin pronunciar petición y Dios ya les ha vestido de gala. Ahora, si el Señor hace eso con pájaros y con flores, ¿cuánto más no hará por ti siendo Él tu papá? Quizás no te de la panadería, pero el pan de cada día está asegurado. No siempre te dará todo lo que pides, pero siempre te dará todo lo que necesitas, lo mejor para ti. Él es tu papá.

¿Sabes que le conmueve y le sorprende? Tu fe y por medio de ella le agradas, no por ser bueno o por hacer las cosas perfectas, por la fe, porque es tu papá. Esta es una historia de amor, donde hay un Papá protagonista y donde estás tú. Y ¿sabes? Aunque la película habla de Él, quien se beneficia eres tú. Así te ama tu Papá.

Carlos Alberto

Tengo que compartirte esto: Canto de tu amor – Coalo Zamorano

Un comentario

  1. Angelita Bonita

    Sólo tú llenas mi vida, amor mío, amor de mis amores, mi primer amor. Papá agradezco tanto tu amor!! Junto a ti simplemente “soy feliz”. Mis palabras no pueden describir cuan enamorada estoy de ti, eres el centro de mi vida. Te amo más que a cualquier circunstancia, persona, cosa o situación, más que a mi misma vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>