«

»

oct 20 2009

Cuando Dios te da visión

Habacuc 2:2-3 (NVI):

Y el Señor me respondió: «Escribe la visión,  y haz que resalte claramente en las tablillas, para que pueda leerse de corrido. Pues la visión se realizará en el tiempo señalado; marcha hacia su cumplimiento, y no dejará de cumplirse.
Aunque parezca tardar, espérala; porque sin falta vendrá.»

Dios no pretende ser un misterio, al menos no para los suyos. Dios no está jugando “a las escondidas” con nosotros, al contrario, Él quiere darse a conocer, quiere revelarnos sus pensamientos, su corazón y sus propósitos. A Dios no le beneficia que caminemos a tientas, al contrario, Él quiere ser lámpara a nuestros pies y luz a nuestro caminar.

Cuando estás buscando a Dios simplemente entraste en la dinámica en la que Dios te vio con anterioridad. Él te estaba buscando mucho antes de que siquiera imagines el buscarlo, antes de formarte en el vientre de tu mamá Él te conoció y te amo, diseñó para ti un propósito, te vio haciéndolo y entonces te hizo.

Ninguno de nosotros eligió a Dios, fue Él quien nos llamó y nos escogió, según su Palabra, con un propósito y, hasta donde se, Él nunca deja inconclusas sus obras y todos sus planes los lleva a cabo.

Pero entonces, como parte de su plan y como respuesta natural a tan abrumador y desbordante amor, nosotros también empezamos a buscarle y la Biblia promete que si lo hacemos de todo corazón, entonces lo encontraremos (Cf. Jeremías 29. 11 – 14). Entonces Dios te abre su Palabra, te habla, te deja conocer su corazón, sus gustos, sus anhelos, su manera de ser. Te abre su Palabra para que creas y con ello disfrutes del privilegio de ser su amigo. Inevitablemente, a continuación, te abre los ojos para que veas la diferencia entre caminar a oscuras y caminar en su luz admirable, para diferencies lo que le agrada de lo que no, para que le ames guardando lo que Él dice, para que practiques y edifiques sobre la Roca. Para que seas más que un amigo, para llamarte hijo, hija.

Cuando Dios te abre los ojos entonces también te da Jazôn (visión), enciende tu corazón por una pasión que te consume. Despiertas y piensas en ello, durante el día el bombardeo de ideas al respecto arremete en tu mente, llegas a la noche y la llama sigue dentro. Muchas veces nos desanimamos, muchas veces llegamos a dudar, pensamos que no lo lograremos, que son sólo sueños, que no somos nadie ni tenemos lo que hace falta para lograrlo y entonces ahí entra Dios nuevamente para recordarte que es más que un sueño, es una visión de Dios, un propósito divino; que si Él lo sembró en tu corazón entonces también lo cosechará.

Por eso, cuando Dios te deja ver, también te da Jazôn (visión), pero tú debes hacer un plan. Necesitas diseñar el siguiente paso. La visión de Dios para tu vida es una meta, lo suficientemente grande como para que entiendas que solo, sin Él, no lo lograrías. Es más que un sueño o un deseo. Todos tenemos sueños, todos tenemos deseos, pero pocos tenemos visión, pocos sabemos hacia donde queremos ir y como queremos que acabe nuestra vida. Parafraseando a Craig Groeschel, la vida de todos terminará en algún lugar y en algún momento, pero sólo la vida de unos cuantos terminará en al lugar y en algún momento a propósito.

Para seguir tu Jazôn necesitas hacer un plan, determina cual es el primer paso hacia esa meta y anótalo, escríbelo de manera que cuando lo leas, lo puedas entender de corrido. Cuando Dios te deja ver, también te dará visión. Anótala. Cuando te desanimes léela, cuando parezca que todo se pierde revísala, hazle ajustes, rediséñala. Es seguro que en el camino Dios te seguirá abriendo los ojos al respecto, corrígela. Más que compartirla con otros, más que hablar sobre ella, ponla en papel.

Habacuc la puso por escrito de inmediato. Haz tú lo mismo. Me encanta esta traducción de la Nueva Versión Internacional, dice “haz que resalte”. Que sobresalga de entre tus demás escritos, ¿para qué? Para que llame tu atención, para que no te distraigas de tu objetivo. Anota tu primer paso y anota el siguiente. Anota tus metas a corto plazo, anota tus progresos y también tus tropiezos y luego… trabaja.

La Biblia dice “marcha a su cumplimiento”. La visión no es algo que se espera solamente, es algo que se alcanza. Sí, llegará, pero marcha hacia ella. Trabaja. Esfuérzate, pon lo mejor de ti, entrena, aprende sobre tu visión, domina tu visión y corre tras ella. Dios promete que en el tiempo propicio no dejará de cumplirse. Recuerda, Él te vio lográndolo y entonces te hizo.

Comparte tu visión con gente de confianza y nunca permitas que nadie te robe tus sueños. Muchas veces tardará, muchas veces sentirás lo que siente una estrella del fútbol cuando está en el banco de suplentes. Tienes todo para entra en la cancha y hacer la diferencia, pero por alguna razón el técnico aun te tiene en la banca. Los minutos pasan, el partido avanza, el contrario está por encima en el marcador, tu equipo te necesita y tu… sigues en la banca. De pronto el técnico mira hacia dónde estás, levanta la mano y llama a otro. Parece que nunca jugarás, parece que será otro día de ver el partido como espectador sabiendo que tienes lo que hace falta para ser un campeón. Pero Dios dice: “jugarás”.

Los muchos años en la banca también son entrenamiento. Dios forja carácter y puedes estar seguro que la visión se cumplirá, aunque parezca tardar, se cumplirá. No reniegues, no reclames, entrena. Saca provecho de cada espera, de cada detención, de cada aparente demora porque Dios sabe que ganará el partido, lo que le interesa son los jugadores, no el resultado. La banca es sólo un lugar de espera, pronto pasará y Dios te llamará a la cancha. Lo hará.

Cuando Dios te abre su Palabra, luego te abre los ojos y te da visión. Abrázala, anótala, trabaja por ella, corre tras ella. Aunque parezca tardar, en realidad se cumplirá en el momento preciso y tú vivirás para verlo, disfrutarlo y contarlo. Luego, luego… escucharás de sus propios labios: “siervo fiel y bueno…” pero esa es otra historia.

Carlos Alberto

Un comentario

  1. Dani!

    definitivamente cierto!!! y como siempre decimos “comienzo el lunes”..me cae como anillo a Frodo…. Dios hasta en los tiempos es es tan perfecto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>